Contaré una pequeña historia:
En un carrete unos dos años atrás conocí a una mina re buena onda y a fin de que decirlo, bien rica. treinta y dos años en ese entonces y nos hicimos amigos, un día me invitó a su casa a tomarse unas cervezas y como siempre y en toda circunstancia llevé mi cañito para charlar de lo humano y lo divino. La mala pretensión iba siempre y en toda circunstancia conmigo, puesto que estaba bien rica. Llevé profilácticos.
Hablamos, nos reímos y relato corto acabamos garchando de luxe, la mina se santiguaba con la pichula y gritaba como nipona
Proseguimos de amigos y no necesariamente culeando siempre y en todo momento, en ocasiones realmente...

Después me comenzó a contar de su vida y entre múltiples cosas me afirmó que a los veinte años o bien por ahí fue scort por unos dos años, en el tiempo que había terminado con el papá de sus críos y estaba sola, dos hijos (fue mamá a los dieciseis) y sin apoyo económico, la habitual realmente... Asimismo tuvo una relación con un miembro del Congreso de los Diputados de la república que le daba luquitas a cambio del silencio y de que le hiciese malabarismo al estilo circense de pekín arriba de la pichula del "venerable" (no afirmaré nombres)...

Ahora proseguimos de amigos, mas no pasa nada de ese entonces, puesto que pololeo y como que era con ella realmente...
Mas no niego que la sigo deseando toda vez que la veo...